sábado, 4 de mayo de 2019

Ruta Marino/Poética por la Caleta de Cádiz

Un tarde-noche maravillosa que echamos recorriendo cada rincón de La Caleta con Islaeco y los versos amigos de l@s poetas de Tertulia Puerta Abierta a la Imaginación y Poetas de Ahora.


martes, 16 de abril de 2019

MÁS SOBRE PILAR PAZ PASAMAR.

María del Pilar Paz Pasamar nació en Jerez de la Frontera, Cádiz, el 13 de febrero de 1933, hija del coronel jerezano Arturo Paz Varela y de la maña Pilar Pasamar Mingote. Sus padres protagonizan una historia de amor propia del siglo XIX que marcará la vida de Pilar: la madre era una cantante de arias de ópera y zarzuela, amante del teatro y con un prometedor porvenir en la música, que, por cierta reticencia familiar y por conocer a quien sería su marido, abandonó su carrera de cantante.

Otro hecho fundamental vendría a marcar su historia, como la de todo el país: el estallido de la guerra civil en 1936. La madre, según recuerda la autora, incapaz de soportar la ausencia del marido, se acerca hasta el frente en un coche con ella y su hermana, en medio de un bombardeo. Era el año 1939, y la atrocidad de la guerra quedó grabada en sus recuerdos, así como el amor incondicional de sus padres.
Pilar Pasamar Mingote, madre de Pilar.
Arturo Paz Varela, padre de Pilar Paz.

En la posguerra Pilar Paz Pasamar cursa estudios de bachillerato en Madrid, en el colegio del Sagrado Corazón de las monjas carmelitas. Sus vínculos con el sur, con Jerez y Cádiz, seguirán vivos debido a las frecuentes visitas durante las vacaciones. Sus primeras publicaciones aparecen en periódicos, como en el diario jerezano Ayer, donde a los doce años ya tiene un espacio fijo de opinión. En Madrid prosigue su formación académica en la universidad, donde cursa estudios de Filosofía y Letras. Entre sus profesores se encuentran Gerardo Diego, Dámaso Alonso y el maestro Joaquín Rodrigo, a cuyas clases asistía como oyente. Son años de tertulias en el café Gijón, frecuentado también por Miguel Delibes, Carmen Laforet y Ana María Matute, entre otros. La casa paterna de la calle Nicasio Gallego se convierte así en refugio para jóvenes escritores como su buen amigo Fernando Quiñones.

Al calor de estas vivencias escribe Mara, su primer libro, publicado en 1951 con un elogioso prólogo de Carmen Conde. Pilar Paz contaba con 18 años, y el poemario despertó tanta expectación que los jóvenes vates encontraron en ella nuevos aires para la poesía. Maestros como Juan Ramón Jiménez la considerarían un sorprendente prodigio de calidad y madurez poética. Pilar Paz Pasamar así se revela en el Madrid literario de los cincuenta. Gracias a este libro se establece un vínculo enriquecedor entre ella y Juan Ramón Jiménez, exiliado en Puerto Rico. Al mismo tiempo, y a través de Paz Pasamar, el grupo gaditano Platero entra en relación con el poeta de Moguer. Éste le escribe a su casa de Nicasio Gallego, de modo que de Madrid a Cádiz y hasta Puerto Rico se articula una estrecha relación entre el maestro y los jóvenes poetas. La revista se publica de 1951 a 1954 y colaboran en ella Fernando Quiñones, José Manuel Caballero Bonald, Julio Mariscal, Serafín Pro, Felipe Sordo Lamadrid, y por supuesto Pilar Paz Pasamar, entre otros. Platero publica textos de autores como Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez, Blas de Otero, Pablo Neruda, Luis Cernuda o Gabriel Celaya, y de muchos jóvenes como Antonio Gala, Elena Martín Vivaldi, Trina Mercader, etcétera. 

Su carrera se consolida en títulos como Los buenos días, de 1954, con el que obtiene el accésit del Premio Adonais;  posteriormente  publica Ablativo amor en 1955 y Del abreviado mar, en 1957; libros en los que mantiene la fuerza e intensidad del primer poemario y en los que aparecen reflejados muchos de los presupuestos que se consideran propios de la poesía de la Generación del 50, lo que permite afirmar que Pilar Paz Pasamar es la primera voz que surge en ese escenario de esa generación y también la primera en retirarse.

En una conferencia.
En 1957, el mismo año de la aparición de su libro de homenaje a Góngora, Del abreviado mar, Pilar se casa con Carlos Redondo. Como si se tratara de un paralelismo con la historia sus padres, abandona su exitosa carrera literaria en Madrid, para entregarse a la vida de pareja en Cádiz, en donde se radicó definitivamente. Este retiro no fue comprendido por muchos de sus compañeros de generación, ni por algunos de sus maestros, que lo juzgaron misterioso. Sinembargo, Pilar no abandonó la creación literaria; de ello queda constancia en la publicación de los libros La soledad contigo de 1960, el ensayo sobre poesía y la mujerPoesía femenina de lo cotidiano en 1964, y Violencia inmóvil de 1967. A estos tres libros les sigue un periodo de unos quince años en los que declara haberse entregado a una búsqueda interior, así como a desarrollar tareas de carácter social en centros que agrupaban a mujeres proletarias, o atendiendo a los más desfavorecidos.


En 1982 Pilar Paz Pasamar publica La torre de Babel y otros asuntos, un libro inquietante, extraño, no muy bien entendido por la crítica y, sin embargo, fundamental para explicar su retiro de los ambientes literarios y su posterior locuacidad creativa, en busca de la trascendencia, de la divinidad, que conjugan la heterodoxia de la vida con la sabiduría. A este libro le seguirían la antología La alacena, de 1986; Textos tapidarios: La dama de Cádiz, de 1990, y Philomena, de 1994.

Con este poemario que llega a la plenitud de su obra, la literatura en lengua española renueva acaso una de las vías menos cultivadas y de gran vigencia en la actualidad: la de la mística en castellano. Pilar Paz Pasamar no ha recibido toda la atención crítica que merece, pero eso no significa que no haya dejado huella entre sus fervientes lectores. Acaso a la conexión con sus lectores se deba el que no se perciba la más remota huella de resentimiento en su obra, todo lo contrario, la autora se siente muy unida a su entorno, como declara en este poemario: «Estás en ese mar, ola marítima, / y en la brisa que cruzas, mi navío, / y en el paso que pisas, caminante / y en el golpe que llama del cartero, / y en el oficio noble y oferente, / -trinas tan seria como si contaras / lo mío-. ¡Oh, tú mi yo, mi pertenencia, / oh, tú mi compañera! / ¡Cantar, cantar, cantar es lo que importa!».

En un pregón.
Los versos dedicados a su marido, al compañero, Carlos Redondo, tras su fallecimiento en 1997, dan cuenta de su actitud vital, cuando aparece su libro Sophía: «Ahora te sé, pues te recuerdo. / -Saber es recordar según el griego-. /Ahora sé más de ti que cuando estabas. / Ahora puedo medir lo que me deshabitas. / Ahora sé más de ti por lo que falta. / Te digo más, porque el silencio impera».

Desde esta asunción de la pérdida como hallazgo de sabiduría compartido, de enseñanza dolorosa pero necesaria de la vida, Pilar Paz Pasamar sigue escribiendo en Cádiz, donde ha sido homenajeada en más de una ocasión, hasta ser nombrada «Hija adoptiva de la ciudad» el 21 de diciembre de 2004. Volcada totalmente en la literatura, tanto en la poesía, como en la narrativa y el periodismo, sigue contemplando el mar que como la memoria, es ver volver, y sigue trabajando al dictado del canto de Philomena.




martes, 12 de marzo de 2019

MÁS SOBRE PILAR PAZ PASAMAR


Esta bibliografía da cuenta de la dilatada obra de Pilar Paz Pasamar que incluye, además de sus libros, ponencias, discursos, textos, artículos en prensa, columnas fijas como: «Piensa que…», «Teatro Mundo», «La alacena» y «La H intercalada», así como traducciones a diversas lenguas, incluso textos suyos musicalizados. Los artículos reseñados en el apartado sobre su obra son el resultado de una minuciosa investigación tanto en periódicos como en revistas en la que, además, se ha contado con la autora. El objetivo ha sido recoger un trabajo crítico disperso que da cuenta del interés en torno a su poesía. Hemos de agradecer, en primer lugar a Ana Sofía Pérez-Bustamante Mourier, profesora titular de Literatura Española de la Universidad de Cádiz, quien ha hecho una búsqueda exhaustiva; y en segundo lugar a José Ramón Ripoll quien ha prologado y difundido la obra de Pilar Paz Pasamar en periódicos y revistas.


viernes, 8 de marzo de 2019

LA POESÍA ESTÁ DE LUTO, SE NOS HA MARCHADO PILAR PAZ PASAMAR


Ayer, anunciábamos que Pilar Paz Pasamar es la poeta a quien vamos a dedicar el VII Encuentro "Poetas de Ahora" y hoy tristemente se nos comunica que ha fallecido. 

Nos vemos entre las paginas de un poemario, ya que nunca pasarás de largo en nuestras vidas.

La tristeza
No te asustes por mí. No me habías visto
-¿verdad?- nunca tan triste. Ya conoces
mí rostro de dolor; lo llevo oculto
y a veces, sin querer, cubre mi cara.
No temas, volveré pronto a la risa-
-Basta que oiga un trino, o tu palabra-.
No te preocupes que ha de volver pronto
a florecer intacta la sonrisa.
Me has descubierto a solas con la pena
e inquieres el porqué. ¡Si no hay motivo!
Cuando menos se espera, el aguacero
cae sobre la tranquila piel del día.
Así ocurre. No temas, no te aflijas,
no hay secreto, mi amor, que nos separe.
La tristeza es un soplo, o un aroma,
para llevarlo dulce y suavemente.
No te quejes de mí. Yo estaba sola
y vino ella, y quiso acariciarme.
Déjanos un momento entretenidas
en escuchar los pasos del silencio
y sentir la tristeza de otros muchos
que no tienen amor ni compañía.

Mundo nuevo

Este es mi mejor mundo
puesto que tú lo habitas
-lo habitamos-, en medio
del llanto y la palabra.
Para estrenarlo, hubimos
de adoptar la esperanza
que, como lazarillo,
guiara nuestros pasos.
La soledad contigo
qué dulce se presenta.
El mar, contigo, al fondo,
su amistad nos ofrece;
el pájaro nos canta,
el agua corre limpia,
por la noche asomamos
nuestros rostros en paz
juntos, frente a la estrella.
Y cuando en el instante
de sentir a Dios, tomas
mi mano, qué silencio
mi corazón recoge.
Todo está más que dicho
en ese mundo antiguo
donde tú rescataste
mi tristeza. Hoy estreno
la luz, la verdadera,
la única que podía
iluminar mis ojos.
Amor, un mundo nuevo,
un reducido mundo
para cantar: es todo.
Ya es bastante: lo único.


Siempre eterna, Pilar Paz Pasamar.

Un fuerte abrazo a los familiares.

miércoles, 6 de marzo de 2019

NOTICIAS DE NUESTRO ENCUENTRO- El VII Encuentro Poetas de Ahora será dedicado a la gran poeta PILAR PAZ PASAMAR

Informaros que el VII Encuentro "Poetas de Ahora" irá dedicado a nuestra querida poeta, la gaditana Pilar Paz Pasamar
 


Fue una poeta precoz. Tanto que Pilar Paz Pasamar publicó su primer poemario, Mara, con solo 18 años, en 1951. Tras leerlo, Juan Ramón Jiménez la calificó desde Puerto Rico como “una niña genial”. En 2014 fue candidata al Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es el reconocimiento a una carrera literaria que comenzó en Madrid, bajo el abrigo de algunos de los grandes maestros de la Generación del 27, y que en las últimas cinco décadas ha continuado en Cádiz, el lugar en el que encontró la tranquilidad necesaria, asegura, para explicar el mundo a su manera, en verso.






Coplillas de un secreto

Nadie lo sabe y lo dice:
sólo tú por mi secreto,
¿Con qué llave penetraste
por la cárcel de mi sueño?
Teníamos la frontera:
una almohada de por medio
y de pronto, enredadera
que va alzándose del suelo,
le diste alcance a mi sombra
y se iluminó el momento.
Está, bien, mucho mejor.
Así nos sabrán más frescos
los abrazos, ya no queda
vallado entre los dos huertos.
Si alzábamos ese muro
fue por gusto de romperlo
después, que sabe mejor
lo que antes tuvo misterio.
Cada noche, colocaba
en tus manos el llavero.
mira si lo deseaba,
y ya me estaba doliendo
que tú supieras de mí
todo, y un poquito menos.
Mi secreto ya no era
ni la sombra de un secreto.
Con tu amor, subió hacia arriba,
flotaba como algo muerto
sobre mi mar porque tú
alzaras después su peso:
y ya ni pesa siquiera.
Casi vuela, al extenderlo
como una sábana limpia
debajo de nuestros cuerpos.
Nos hizo cómplices. Puso
su sal, bajo nuestros besos
y que el mundo pareciese
recién estrenado, nuevo.
Que yo no quiero tener
-ay, amor, que no quiero tenerlo-,
que no quiero conservar
ni siquiera un pensamiento
con las raíces antiguas
clavándose en el pecho.



Continuará...

lunes, 28 de enero de 2019

PISTOLETAZO DE SALIDA AL VII ENCUENTRO POETAS DE AHORA




Poetas de Ahora vuelve a Cádiz, las fechas serán del viernes 1 al domingo 3 de noviembre. Iremos actualizando la información de forma regular.

La Organización será coordinada por Paco Velázquez y Lola Fontecha, formando parte de la misma:

·         ISABEL Mª CAÑUELO (LARISA)
·         RAFAEL HERMIDA (FALI)
·         JUAN DELGADO
·         MARÍA CHAMORRO
·         MERCEDES HUERTA
·         JOSÉ MARI JAÉN
·         ÁLVARO PASTORIZA
·         RICARDO CARPINTERO
·         CARMEN LINA RUIZ CHULIÁN
·         CARMEN CHAMORRO (PITU)
·         TOMÁS PULIDO
·         ANTONIO FLOR
·         ANTONIO FLOR padre


La Antología en esta ocasión será repartida en el encuentro, el precio os lo informamos en breve ya que estamos en contacto con la editorial que nos dirá por cuanto sale cada una. Os diremos un número de cuenta para que abonéis el número de ejemplares que vais a querer. Debéis enviar al correo encuentropoetasahora@gmail.com, una foto y dos poemas (máximo 25 versos poema o uno de 55) para colgarlos en el blog con vuestra biografía, que deberá ser breve, unas 25 líneas máximo. 

La inscripción se realizará a traves del correo electronico: encuentropoetasahora@gmail.com. Así como en el enlace habilitado en el blog del encuentro para el mismo fin. 



    miércoles, 24 de octubre de 2018

    FINI MARTÍNEZ


    Isleña de nacimiento y adopción, pues gran parte de su obra gira en torno a los paisajes de la bella ciudad gaditana, San Fernando donde vino al mundo.
    Escribe desde siempre, la poesía romántica es su pasión y donde realmente se identifica como poeta. Ha publicado sus versos en revistas de la provincia de Cádiz y ha pertenecido a varias tertulias.
    Actualmente pertenece al Grupo Literario “Río Arillo”.
    Colabora en el programa de Radio de su localidad “A vueltas con la literatura”.
    Ha obtenido varios premios literarios, repartidos por la geografía española.
    Su poesía es cercana a todos los lectores, sus imágenes y metáforas, según los entendidos son dignas de ser estudiadas.
    La sencillez es la clave de la belleza que esconden sus poemas.


    POEMAS


    MI ÁRBOL BUENO
    HOMENAJE A UN ÁRBOL PERENNE.

    El nunca supo desnudar su piel
    aunque el viento insistente lo abrazara,
    o que el frío de poniente le lamiera sus hojas
    y el levante bailara por sus ramas,
    el nunca pudo regalar su cuerpo
    raíces que en la tierra carcelaria
    alfombrara el camino y cumplir su destino
    de ser árbol que siembra la hojarasca.

    Hoy lo vi, desperezando el día
    cargando con su verde a las espaldas,
    los árboles cercanos desahuciados de abrigo  
    temblaban la mañana
    y el abriendo sus brazos entrañando cariño
    parecía decirles
     taparos con mis ramas.



    *****


    Mírame aquí,
    reflejada en este río hermoso de la vida,
    hay veces que las piedras, los árboles caídos
    van macerando el agua y la entristecen,
    duele el cauce por las lluvias
    de un llanto que a destiempo
    nos sorprendió tantas veces sin refugio,
    por las manos que un día
    no debieron tocar esa balada
    que golpeaba el agua
    sembrando de violetas el camino,
    por las noches que el miedo
    se quedaba en silencio
    con el frío sonoro de los gritos,
    por la cama deshecha de caricias
    con tanta piel sedienta aún enamorada
    sin encontrar un rumbo de cariño,
    por todas esas veces
    que acunaste en tus brazos
    temblando las preguntas de tus hijos,
    es ahí cuando entonces
    despeinarás el tiempo que tú nunca quisiste  
    y volverás a maquillarte el cielo
    reflejada,
    en este río hermoso de la vida.