martes, 30 de septiembre de 2014

ISABEL BERDUGO CONESA



            Nacida en Cádiz el 18 de abril de 1964. De formación universitaria, Experta en Criminología, en Seguridad Pública y Técnico en Empresas y Actividades Turísticas. Miembro del Consejo de Redacción de la Asociación Cultural y Editorial “Tántalo”, publica en su Revista Cultural y Colección de Libros:
            Nº18: Insistencia sobre un mismo punto (1985-1987) Novela.
            Nº27: El terror milenario (1988-2002) Novela.
            Nº31: El Siglo de Oro español (1979-80) Ensayo.
            Nº32: Droga en la Guerra Fría I: Toxicología (1979) Ensayo.
Nº33: Droga en la Guerra Fría II: Pink Floyd, Viaje a la Imaginación (1978)
Ensayo.
Nº48: Liliput y la Bitácora (1986-1992) Poesía.
Nº54: El Siglo de Oro español (2ª edición) Ensayo.
Nº55: Distensión tras la Guerra Fría (1997-2007) Ensayo.
Nº56:Geometría analítica para la distensión(1997-2007) Ensayo.
Nº57: Efectos burbuja (1997-2007) Ensayo.
Nº65: Veladas poéticas navideñas (1993-2007) Poesía.
Prologuista de Antonio Rodríguez Lorca:
Nº22: F.G. Lorca: su vida, su obra y mi crítica/ F.G. Lorca: his life, his Works and my criticism”. Ensayo.
Nº39, 42, 49: Las Hipérboles andaluzas y Benigno. Novela.

Publica en la I Antología Azahar, nº 3 de la “Colección Azahar de Poesía”. Mención honorífica en su II Premio de Poesía.
Columnista del periódico “Jerez Información” semanalmente con la columna “La Pensadora”.
Miembro de A.C.E. (Asociación Colegial de Escritores de España), ACTA(Autores Científico-Técnicos y Académicos) y CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos).

POEMAS

CAMINO DE LAS ESTRELLAS

Perseguisteis el camino de las estrellas.
Hormigas por los siglos. La meta clara.
 La esperanza en los ojos brillantes,
diamantinos, buscando ser la inteligencia
 cuyas conjeturas más acerque
 su inspiración a la naturaleza
del misterio. ¡Deseada sabiduría!

Enajenando nuestros teoremas,
 vuestro fue el trazado de las órbitas,
de los mundos apropiados
tras el escondrijo de la caverna,
mito tan viejo que podría ser santo.
Serán siempre las estaciones
el paso propicio y justo.

Afinados los mediodías a los equinoccios
y solsticios, ya no serán ídolos
adorados en negras madrugadas.
Cambiaremos los órdenes.
No declinarán por nuestra vigilia
los frutos fríos del camino de Santiago.

ÁRBOLES LANCEROS

Siendo hoy la misma caminata que ayer,
el cielo es a la lluvia larga espera,
crisol de fuerza y templanza
creada por espíritus lanceros.
Los árboles serán locos furiosos.

 Mis pasos crujen sobre la hojarasca,
donde el corazón más verde
desde lo hondo nos apresura.

Quién, misántropo, supo sentir
entre sueños su reclamo,
el ritmo suave en los dedos del viento
que sin gubias ni sierras
perfila en los troncos formales
curvilíneas alas, hojas por plumas:
los ángeles sensibles somos.

Y allí, llamar Dios a la inmensa soledad
sintiendo su peso desvanecerse
en confianza, ya sin miedo
por lo humano o lo desconocido.

Bandadas de aves armónicas
sobrevuelan perfectos giros;
de mis ojos, órbitas.

Clava la luna su cuadrante
en la plácida hamaca de su gradiente.
Imperturbable sobre la borrasca
nació la vida en la linde de la pinaleta.
La muerte, asida a la balaustrada
que la crecida marejada doblegó
es detenida por los coros de pájaros.

Cantos tan valientes entonan
sobre la estupidez humana,
la nada, cuyo desafío vence.

 

EL TUMULTO VIVO

A la orilla del océano, el tumulto
de diminutos soles se multiplica
en la rompiente de espumas.

Apenas un parpadeo y millares
de coronas salpican de brillos
las saladas raederas

que desdibujan, al contraluz,
las briosas siluetas mecidas
de los segadores de sombras.

Luz tan verdadera
que rompe los contornos
con filos de espejos

húmedos danzantes, inasibles
fuentes donde nace la vida
en el mar que nos compone.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario